Extintores automáticos a bordo

Cualquiera podría pensar que uno o varios extintores normales son suficientes para cubrir los requerimientos de seguridad en un barco, pero no es así. A diferencia de las estructuras en tierra, el movimiento del barco, la brisa que siempre llegará a cubierta, son muchos factores que pueden hacer que cualquier chispa se desate en el interior y no nos de tiempo a reaccionar pronto y atacarlo con un extintor manual a tiempo. Por esta razón, se recomiendan los extintores automáticos para espacios como la sala de máquinas en nuestra embarcación.

Extintores automáticos a bordo

Extintor Automático 6 kilogramos

La razón de que se recomiende de manera especial los extintores automáticos para ciertos compartimentos o zonas del barco, es porque estos extintores tienen la ventajosa característica de activarse solos a partir de determinada temperatura.

En el caso del extintor automático de 12 kilogramos que podemos adquirir en Nova Argonautica:https://argonautica.es/  , por ejemplo, este se activa cuando sus sensores detectan una temperatura de 93 grados en su entorno cercano.

Supongamos que todos están en cubierta, nadie escucha, siente y mucho menos ve el comienzo de una falla, algún elemento que salta del motor y de pronto, las chispas, si la línea fuese esperar a que todos reaccionarán y acudieran, el resultado seguro sería un grupo de personas en un bote salvavidas mirando al barco irse a pique.

En cambio, gracias a la tecnología de los extintores automáticos, podemos confiar en que el aparato se activará solo y ese ruido, más el característico humo que sale, nos avisará, en todo caso, este extintor, con 12 kilos de peso, actuará para controlar la contingencia por un buen rato, lo suficiente para apagar la máquina desde el control central y llamar por ayuda.

A diferencia de otros elementos, el extintor automático no necesariamente verá limitada la recomendación sobre su capacidad según el tamaño del barco. Incluso para un velero pequeño, este extintor de 12 kilogramos puede ser una buena adquisición, el fuego no tiene medida cuando se descontrola y, por lo menos, para el cuarto de máquinas, lo más recomendable es contar con un equipo de seguridad que cubra suficiente tiempo con su acción para tomar otras medidas a tiempo.